Censo MMR. Somos pocos, pero muy guapines